Estas son algunas de las preguntas frecuentes que efectúan los pacientes y que posiblemente pueden ayudarte a resolver tus dudas. Si tienes cualquier otra pregunta, no dudes en ponerte en contacto por cualquiera de los medios que hay a tu disposición.

¿Cuánto dura una sesión?

R: Cada sesión dura el tiempo necesario para tratar la situación que la persona consulta, por lo tanto, el trabajo no es valorado en tiempo.

¿Cuántas sesiones necesito para estar bien?

R: Tanto las personas como las situaciones son diferentes, por lo que determinar un tiempo de recuperación para todos resulta complejo, a pesar de esto la idea principal es que cada persona se recupere en el menor tiempo posible.

¿La terapia es dolorosa?

R: Cuando un músculo esta afectado, lo más probable es que este dolorido, por lo cual al manipularlo puede presentar dolor, cosa que normalmente no ocurriría en un músculo sano, de allí que la terapia pueda parecer dolorosa.

¿Me quedarán marcas después del tratamiento?

R: Algunos de los pacientes presentan enrojecimiento o amoratamiento en la zona trabajada, mientras que otros no, esto es algo muy normal debido a que normalmente en una contractura la circulación sanguínea es deficiente y puede provocar que algo de sangre se quede retenida en su interior. Al presionar dicha contractura, esta sangre es expulsada permitiendo su renovación y es así como puede ser que se vea esta sangre a nivel superficial como un morado.

¿Tendré dolor o inflamación al día siguiente?

R: Cada paciente tiene una sensación diferente, es posible que al día siguiente sientas molestia muscular como cuando vas al gimnasio, en España a esto le llamamos agujetas, pero en todo caso, no es igual al dolor por el cual acude el paciente a consulta.

Estas agujetas pueden ser de intensidad variable en cada persona, al igual que su duración, que suele ser de 2 a 3 días. Si dura más de eso, quiere decir que tu cuerpo se esta recuperando de manera más lenta a la normal, pero esto tampoco es nada fuera de lo común.

En cuanto a la inflamación es normal que esto ocurra, ya que su función es la de aislar, proteger y reparar los tejidos afectados. Su duración suele ser de 2 a 3 días aproximadamente.